Archive | septiembre 2014

Moviles al cajón

Hoy en día gracias a los smartphones podemos disfrutar de los beneficios de las millones de aplicaciones que hay en el mercado. Desde aplicaciones de redes sociales (facebook, twitter, linkedin, …) hasta aplicaciones para llevar las finanzas personales, las compras, la actividad deportiva y de ocio, …pasando por, las tal vez más utilizadas, aplicaciones de comunicación cómo: Whatsapp, Telegram, Line, … Según el estudio del organismo “The App Date” los españoles contamos con una media de 24 aplicaciones instaladas en nuestros dispositivos. Ahora bien, disfrutamos de las múltiples funcionalidades que estas aplicaciones nos ofrecen. ¿Pero las utilizamos correctamente? ¿En el momento adecuado?

Distracciones

Son múltiples las interrupciones que tenemos en el día a día en nuestro entorno laboral. Buena parte de ellas son debidas a nuestros dispositivos móviles. Un whatsapp del grupo que comparto con mi familia, otro mensaje de mis compañeros del instituto, un aviso de nuevo correo electrónico notificándome del siguiente partido de paddle que tengo que jugar, etc… ¿Son todos mensajes urgentes? Creo que no, incluso si fueran mensajes de trabajo tampoco creo que sean lo suficientemente urgentes cómo para dejar de atender la tarea en la que me encuentro actualmente. Tal vez incluso este post te ha llegado por un aviso de una red social y ha interrumpido tu tarea actual.

Poner el foco

Una de las claves que determinan el éxito en nuestro trabajo es poner el foco en lo que estamos realizando, y sólo en ello. La mente humana no está preparada para hacer varias cosas a la vez, aunque nos empeñemos en ello. Según el experto Daniel Goleman, ‘La atención es un músculo que se debe entrenar’, y así es, de este modo conseguiremos que nuestro producto sea superior a lo que hubiéramos entregado con distracciones.

Técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro, desarrollado por el italiano Francesco Cirillo, propone sesiones de 25 minutos de concentración sin interrupciones (un pomodoro) en cada tarea que tengo que realizar. Después 5 minutos de descanso. Tras cuatro pomodoros la mente necesita un descanso más largo, tal vez de media hora. Para evitar distracciones debidas a mi móvil, utilizo la técnica Pomodoro combinada con guardar el móvil en el cajón. Sí lo escondo, de tal modo que si vibra por una alerta o me llega un mensaje de una red social evito la tentación de ir a consultarlo. La consulta la hago al terminar el pomodoro. No hay nada urgente que no pueda esperar unos minutos. Para quedarme más tranquilo, lo dejo con el volumen de llamadas alto por si realmente hay una emergencia de la que me tengan que avisar.

¿Para cualquier trabajo?

Esta técnica de “castigar” a los móviles en un cajón parece más apropiada si trabajo 8 horas delante de un ordenador en una oficina, pero creo que podría servir para cualquier profesión, imaginemos un comercial que tenga que estar mucho tiempo fuera de la oficina visitando clientes, bien, pues cuando llegue a su lugar de trabajo necesitará un tiempo de actualizar y consolidar la información en su CRM, o bien estudiar nuevas estrategias de ventas, nuevas tarifas de sus productos que replantear, todo ello requiere concentración. Incluso para gerentes que estén continuamente recibiendo llamadas podrían avisar a sus colaboradores que de tal hora del día a tal otra no le pasen llamadas, de ese modo podrá centrarse 100% en su tarea actual. Termine el post, un pomodoro. Voy a sacar el móvil del cajón…

Sebastián Revuelta. sebastianrevuelta@gmail.com