Archive | enero 2015

5 consejos para mejorar tu productividad personal

Desde mi humilde opinión y experiencia, os comparto 5 puntos que pueden ayudarnos a ser más productivos en nuestro día a día.

1) Primero lo primero

Nada más llegar a la oficina, ponte con la tarea más importante de ese día, con aquella que vaya en sintonía con tus objetivos, no la que más te guste o la que te resulte más fácil. Evita nada más sentarte chequear el email, ver las noticias, ir al café, etc…vete directo al objetivo. A primera hora de la mañana estamos más despejados, lo que favorece nuestra concentación. De este modo, nos ahorraremos agobios innecesarios, ya que, es probable que a media mañana ya tengamos encarrilados los objetivos del día y podamos “aceptar” interrupciones e imprevistos de una manera más amigable. Nuestro stress nos lo agradecerá.

2) Concentración

Utilicemos la técnica que más nos convenga. La técnica Pomodoro a mi me resulta realmente efectiva. 25 minutos de concentración y luego 5 minutos de descanso. Tras 4 pomodoros, un descanso de media hora. Merecido. Otras teorías recomiendas 52 minutos de concentración y 17 minutos de descanso. Cojamos la que mejor se adapte a nosotros y a la tarea que tenemos entre manos. Eso sí, independientemente del tiempo elegido para concentrarnos, en esos minutos no perdamos el foco, no nos autointerrumpamos, no caigamos en ir a mirar el correo, o el móvil porque ha vibrado. A este respecto te recomiendo el post Los móviles al cajón.

3) Café y socializar

Intenta que tu descanso más prolongado, por ejemplo, el que viene tras 4 pomodoros, coincida con el café de los compañeros. Más allá de que el café, con moderación, ayuda a activar las neuronas y a mantenernos más despiertos, quiero destacar la importancia del momento del café. Momento para compartir con los compañeros experiencias, preguntas o dudas, laborales o no, o simplemente, y no es poco, crear relaciones verdaderas con ellos. En este sentido no dudemos en tender la mano a un compañero que necesita nuestra ayuda laboral para un determinado tema, lo que hoy hago por él, mañana lo pueden hacer por mi, y de un momento de atasco o bloqueo, momento en el que no avanzo, en el que no soy productivo, una mano de un compañero nos puede ayudar a volver a recuperar el ritmo perdido. Un equipo feliz es un equipo productivo. Ahora bien, no por estos “beneficios” del café voy a salir a tomar café cada vez que un compañero se levante. 😉

4) Despejar la mente

Estudios recientes indican que el hacer deporte a mediodía incrementa la productividad, ya que, despeja la mente y permite afrontar de una manera “renovada” los objetivos de la tarde. Si no eres de hacer deporte, con un pequeño paseo tras la comida, puede servir.

5) Fin del día

20 minutos antes de terminar la jornada paremos. Hagamos resumen de cómo ha ido la jornada y especialmente escribamos los objetivos del día siguiente. De manera realista y clara. De este modo, al llegar el día siguiente a la oficina, nos podremos poner, sin dilación, con nuestra meta diaria. Suerte!

Sebastián Revuelta. sebastianrevuelta@gmail.com